El público portugués descubría en primicia mundial el sábado por la noche la voz de Axl Rose, de Guns N' Roses, junto a la banda de hard rock AC/DC, que inicia una gira europea en Lisboa marcada por la ausencia de su cantante Brian Johnson, aquejado de problemas auditivos.

"¡Encantado de conoceros", lanzó el californiano de 54 años, sentado en una silla de metal a causa de una fractura en el pie y luciendo su habitual pañuelo bajo un sombrero, antes de interpretar el repertorio del grupo australiano con una voz segura, ligeramente menos saturada que la de Johnson.

Luces de bengala precedieron al grupo, que entró en escena entre las aclamaciones de sus seguidores, que abarrotaban el Passeio Maritimo de Algès, un inmenso espacio al aire libre al bordo del estuario del Tajo, en la capital portuguesa, capaz de acoger hasta 60.000 personas y que estaba casi al completo.

Axl Rose actuará con el grupo en los otros once conciertos programados en Europa.

Brian Johnson "es un gran cantante, es un verdadero desafío" cantar en su lugar. "Intento hacerle justicia, para los fans", afirmó Axl Rose el viernes en la radio británica BBC 6 Music.

"Llamé el mismo día en que leí en la prensa que algo no iba bien con la audición de Brian", agregó.

El relevo fue anunciado a mediados de abril y sorprendió a todos sus seguidores. Los médicos advirtieron al cantante un mes antes que podría quedarse sordo si seguía actuando.