Un peluquero de 40 años decidió cortar su barba para –posteriormente– pegársela a otro hombre en la cabeza con el fin de crear un peluquín.

Según informes de la fiscalía encargada del caso, la víctima había acudido con el peluquero porque quería una peluca ya que era calvo.

El hombre de 40 años también está siendo juzgado por una serie de delitos menores, incluyendo robo.

"No estamos hablando de delitos graves, pero se trata de una gran molestia . Debo admitir que nunca me había encontrado un caso así en mi carrera ", mencionó el fiscal, Herald Bilberg al diario noruego "Bergens Tidende".

En la galería de fotos podrán conocer más detalles de este extraño caso. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.