Desde el anuncio de su embarazo, han sido pocas las veces Kim Kardashian se ha dejado ver en público.

Sin embargo la socialité fue captada el día de ayer, al salir de la tienda de Dior en Beverly Hills y podemos ver que a Kim ya le empieza a notar que está esperando a su segundo hijo.

Y es que lució una pequeña pancita de embarazo en un vestido negro entallado. 

Aunque tenga muy pocas semanas de gestación, el hermanito o hermanita de North West ya ha comenzado a dejarse ver en su vientre.

Eso sí, la empresaria no la ha pasado muy bien en su segundo embarazo, pues ha dicho que en esta ocasión ha sentido más nauseas y malestares, que cuando esperaba la llegada de su primogenita.