Ya han transcurrido 30 años desde que salió a la venta el tercer album de la banda estadounidense de Trash Metal, Metallica. Se trata del Master of Puppets, disco que con ocho canciones y casi una hora de duración, le dio un reapunte a este mítico grupo.

La portada del album fue: un par de manos rojas sosteniendo un sinfín de hilos que unen a varias cruces de color blancas. Esto simplifica el concepto de este disco. Se deja de hablar de temas banales y hace una crítica a una sociedad manejada por la política y economía.

El éxito que tuvo este album no se consiguió lanzando sigles o vídeos en los principales canales de música, sino que fue en los conciertos. Fueron alrededor de cinco meses los que duró el tour teloneando a Ozzy Osbourne.

Fue tanta la popularidad y buena recepción que alcanzó Master of Puppets, que se convirtió en el primer album de Metallica en convertirse en disco de oro