Gary Byrne, un irlandés de 19 años, nos recuerda algunas de las acciones heroicas más conmovedoras de 2014.