La estela del chileno Pablo Alarcón le marcó el camino hasta el liderato de la general a Román Villalobos y, en gran parte, a su segundo título en la Vuelta a Guatemala. El agradecimiento a su equipo y a la estrategia que este montó durante dos etapas es algo que marcó las palabras del costarricense luego de la etapa 7 en la que se vistió de amarillo.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto:

Con el conocimiento de que Manuel Rodas ganó esta etapa en 2006 y que lo que podía hacer si caminaban juntos dentro del pelotón, Villalobos sacó fuerza en la escalada y luego dejó todo en manos de Alarcón, quien dominó las peligrosas curvas en descenso camino de Sololá.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto:

¿Sabía que está cerca de ser el segundo bicampeón en Guatemala? se le preguntó a Villalobos quien respondió “no, es una noticia nueva para mí y sería de mucho orgullo y muy bonito meterme en la historia de la Vuelta de este país”.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto:

¿Finalmente llegó lo que esperaba con un terreno en ascenso? Sí, respondió el nuevo líder y agregó “no pensaba en la etapa sino en sacarle tiempo a Rodas, y sabía que si mantenía un buen paso sería posible lograrlo, al final la estrategia rindió sus frutos.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto:

¿Fue esta o la etapa en San Marcos en la que se dio cuenta que era posible ser líder antes de volver a la capital? El ahora portador del suéter amarillo asegura que fue “esta porque era complicado ganar tiempo en las etapas cortas que tuvimos, aquí después de la montaña habían 45 kilómetros a la meta con subidas y bajadas en las que Rodas es fuerte, pero con la ventaja que saqué en el ascenso busqué a Pablo (Alarcón) que es un especialista en bajadas como ésta y fue él quien tomó las riendas en ese grupo en el que éramos cuatro”, explicó el costarricense.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto: