El estado de Rio de Janeiro, que atraviesa una grave crisis financiera, decretó este viernes el "estado de calamidad pública" para poder financiar los Juegos Olímpicos 2016 que recibirá en menos de dos meses.

El decreto, publicado en el diario oficial, habilita a las autoridades a "adoptar las medidas excepcionales necesarias a la racionalización de todos los servicios públicos, con vistas a la realización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Rio-2016".