El Chelsea y el Tottenham pactaron un empate este lunes, resultado que ha proclamado, de manera matemática, al Leicester City como campeón de la Premier League.

Los "Spurs" necesitaban ganar al Chelsea para mantener el suspenso al menos unos días más, y parecían tenerlo todo controlado al descanso, al que llegaron con dos goles de ventaja, anotados por Harry Kane (27) y el sucoreano Heung-Min Son (44).

Sin embargo, en el segundo tiempo, Gary Cahill (58) y el belga Eden Hazard (83) lograron el empate que da el campeonato al equipo que entrena el veterano italiano Claudio Ranieri.

Tras el empate logrado el domingo ante el Manchester United, el Leicester City suma 77 puntos, siete más que el Tottenham, cuando solo restan dos jornadas para el final, por lo que el título está sentenciado.