En un partido más disputado de lo que refleja el marcador final, los Diablos Rojos belgas se impusieron con los goles de Toby Alderweireld (10), Michy Batshuayi (78), Eden Hazard (80) y Yannick Ferreira Carrasco (90+1).

Hungría, una de las sensaciones de este campeonato continental, le aguantó el pulso a la primera selección europea en la clasificación de la FIFA hasta a falta de un cuarto de hora para el final.

Contó con varias ocasiones para haber igualado el tanto inicial de cabeza de Alderweireld, aunque los belgas, sobre todo en un primer tiempo liderados por un gran Kevin de Bruyne, también contaron con ocasiones para haber decidido antes el partido, aunque se topó con un gran, un partido más, Gabor Kiraly, el portero de 37 años.

Los goles tardíos de Batshuayi, Hazard y Carrasco suponen un castigo excesivo para una selección magiar que ha ofrecido más juego en este torneo que muchos de los llamados favoritos.

Bélgica se medirá el viernes a Gales por un puesto en las semifinales, una gran ocasión para estos dos equipos de meterse entre los cuatro mejores equipos del campeonato.

* Con información de agencias