El costarricense Román Villalobos, que este año corre para el equipo mexicano Canel’s Specialized, es el nuevo líder de la Vuelta a Guatemala. Los pedalistas, por la exposición al sol, tiene un tono de piel más oscuro en sus brazos, respecto al resto de su cuerpo, pero el tico luce algo más en su brazo izquierdo.

Se trata de tatuajes que hacen referencia a lo más importante para él, que es su familia. Las figuras y colores destacan   y hacen contraste con el color rojo y azul del maillot que defiende en esta edición.

Uno de los tatuajes es cercano a la muñeca con el que da la importancia a su mamá. Ahora, con su propia familia, compuesta por su esposa e hijo, ha tenido otro motivo para llevarlos con él en la piel, así como tiene metido el ciclismo.

Fernando Ruiz / Publinews

Foto:

Villalobos lleva otro tatuaje en la espalda donde se lee “sin ilusiones no hay sueños”. El pedalista de 26 años de edad tiene como mayor sueño correr en Europa y de no lograrlo, buscaría hacerlo en Estados Unidos o destacar en cualquier competencia en América.

El costarricense confiesa que esta Vuelta, que sería la segunda que ganaría al hilo, la ha corrido con inteligencia y agresividad, pero no deja de dar reconocimiento a su equipo para alcanzar la victoria. “Esperemos que vengan cosas mejores”, dice el actual campeón.

“Representa mucho para mí, sentirme orgullo de meterme en la historia de las Vueltas a Guatemala”, dice el ciclista que llegará con el suéter amarillo el martes 1 de noviembre al circuito del Anillo Periférico.