El polémico lateral español, Álvaro Arbeloa, jugó este domingo su último partido vistiendo la camiseta del Real Madrid en el Santiago Bernabéu, y se despidió a lo grande entre aplausos y gritos de ánimo de la afición "merengue".

La despedida de Arbeloa también dio de qué hablar ante una posible respuesta del central catalán, Gerard Piqué, con quien ha tenido numerosas discusiones públicas en las últimas semanas.

Sin embargo, el jugador del Barcelona decidió portarse como un caballero esta vez y solo tuvo palabras de respeto para su compañero de profesión:

"Le deseo lo mejor allá dónde vaya. Si le han despedido así es porque lo ha merecido. Algunas veces el tono ha sido demasiado y no deberíamos haberlo hecho. Una gran carrera con grandes títulos, especialmente el Mundial. Y donde vaya, desearle lo mejor", dijo Piqué al final del partido contra el Espanyol.

Arbeloa, campeón del mundo y de Europa con la selección de España, también ganó la Champions League, la Liga y la Supercopa de España.

En el Bernabéu, el público se rindió ante el lateral y le hizo un homenaje mostrando la emblemática camiseta con el número "17", además de brindarle un enorme aplauso cuando recibió la cinta de capitán de manos de Sergio Ramos.