El atleta paralímpico Oscar Pistorius protagonizó este miércoles una escena poco usual en los tribunales, y es que decidió apelar a la emoción para conseguir una rebajar en su condena por la muerte de su novia.

Ante las cámaras de todo el mundo, Pistorius, vestido con una pantaloneta, se levantó, se quitó las prótesis que utiliza y caminó sobre sus muñones en la sala llena del tribunal de Pretoria.

Oscar Pistorius durante la audiencia de este miércoles.

"Son las tres de la mañana, todo está oscuro. Sin sus prótesis su equilibrio es precario y no es capaz de defenderse", relataba Barry Roux, mientras que el acusado caminaba y lloraba con sus muñones.

El exatleta paralímpico, que en 2012 compitió con atletas válidos en los Juegos Olímpicos de Londres, es acusado de haber asesinado a su novia Reeva Steenkamp en 2013, aunque asegura que la confundió con un ladrón.

Oscar Pistorius durante la audiencia de este miércoles.

El abogado de Pistorius pidió a la justicia que no se deje influenciar por la imagen negativa que según él, difunde la familia de Steenkamp. Tras el alegado del abogado, el fiscal Gerrie Nel hará el suyo antes de que el tribunal, presidido por la juez Thokozile Masipa, determine la condena que puede ser anunciada el viernes.