Alguna vez te has puesto a pensar ¿qué harías si te ofrecieran una fuerte suma de dinero por tu mascota? Pues le pasó al jinete Nick Skelton, quién tomó la decisión de no venderlo y al final obtuvo una recompensa que tiene más valor que el dinero.

Para Nick Skelton, campeón olímpico individual en salto de obstáculos en los Juegos de Rio, el oro logrado no tiene precio, y más porque meses atrás tomó una decisión que marcó el rumbo de su carrera deportiva: antes de los Juegos, el jinete británico rechazó una oferta de 15 millones de euros por su caballo Big Star. 

Nick Skelton se negó a vender a su caballo.

"Eso suponía evidentemente mucho dinero. Pero yo lo quería para los Juegos", confesó a Yahoo Sport el jinete de 58 años, el campeón olímpico británico de más edad.

Aunque Big Star no ha sido el único caballo codiciado, el récord oficial de dinero pagado por uno de estos animales deportivos lo ostenta Palloubet d'Halong, por el que Catar llegó a pagar entre 11 y 13 millones de euros a finales de 2013.  

Nick Skelton se negó a vender a su caballo.

Skelton, que participó en todas las ediciones de los Juegos Olímpicos desde 1988, ya ganó el oro por equipos en las justas de Londres 2012 con Big Star, criado al aire libre y que cuenta ahora con 13 años de edad. 

Con ocasión de la final de la Copa de Naciones en Barcelona, la semana pasada, Skelton declaró a la agencia de noticias "AFP" que probablemente se retiraría "a la vez que Big Star". Lo que aún augura dos o tres años de éxitos para el binomio, que se ha convertido en la sensación de esta disciplina deportiva.