México apelará la multa de 30.000 mil francos suizos que le impuso la FIFA por el comportamiento de sus hinchas durante las eliminatorias mundialistas rumbo a Rusia 2018, anunció el martes Guillermo Cantú, secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol.

Es la tercera ocasión en los últimos 10 meses que México es sancionado por el organismo rector del fútbol mundial debido al grito denigrante hacia los homosexuales que realizan sus aficionados cada vez que el portero rival realiza un despeje.

"Apelaremos la sanción porque no estamos de acuerdo con la connotación que FIFA le ha dado al grito", dijo Cantú. "Buscaremos explicarles que el grito en México no se hace con la finalidad que FIFA ha interpretado. Ya en el Mundial de Brasil la Comisión Disciplinaria determinó que en el contexto específico el grito no era discriminatorio".

Selección mexicana de futbol

AFP

Foto:

México fue castigado en marzo y en mayo por los gritos de sus aficionados durante las eliminatorias de la CONCACAF.

Después del primer castigo, los dirigentes del fútbol local lanzaron una campaña publicitaria en la que se pedía a los aficionados no discriminar, aunque no hacía referencia al grito. Después del segundo castigo se lanzó una más en la que varios jugadores advertían que la selección mexicana podría jugar a puerta cerrada si seguían lanzando el grito.

Chile recibió esa sanción el martes y su próximo partido de la eliminatoria mundialista en casa lo disputará sin aficionados.

Guillermo Cantú

AFP

Foto:

"Si bien es cierto que nos han vuelto a sancionar, también reconocieron nuestros esfuerzos por crear conciencia en ese tema", agregó Cantú. "Seguiremos trabajando y apoyando a otras organizaciones para erradicar cualquier tipo de discriminación que se presente en nuestro país, es nuestra responsabilidad como federación fomentar un ambiente más seguro, divertido e incluyente para todos".

En México, los aficionados de casi todos los equipos de primera división lanzan el insulto que hace referencia a la homosexualidad.

"La palabra tiene muchas connotaciones, el origen del grito no tiene connotación homofóbica", añadió Cantú.

El grito se originó en partidos de Chivas de Guadalajara y se popularizó en un encuentro entre las selecciones de México y Estados Unidos realizado en esa ciudad por la eliminatoria olímpica para Atenas 2004.