La estrella del Barcelona Lionel Messi y su padre Jorge fueron condenados este miércoles a 21 meses de cárcel por un millonario fraude fiscal en España, aunque será difícil que lleguen a ingresar a una prisión debido a que se trata de sentencias inferiores a dos años.

Ambos fueron juzgados hace un mes ante un tribunal de Barcelona que este miércoles los declaró culpables de haber defraudado 4.16 millones de euros al fisco español al haber ingresado los derechos de imagen de Leo a través de una red de sociedades en paraísos fiscales.

Messi fue condenado por fraude fiscal.

Además de la pena, el tribunal le impuso una multa de casi 3.7 millones de euros a ambos, 2.1 para Lionel Messi y 1.6 para su padre.

Durante todo el juicio, la estrategia de la defensa pasó por desvincular al argentino de 29 años de los supuestos delitos cometidos. Messi aseguró que él se dedicaba a jugar al fútbol, ignorando por completo cómo se gestionaba su dinero y qué eran los contratos que firmaba.

Messi fue condenado por fraude fiscal.

Aun así, el tribunal de Barcelona consideró que "existía una sospecha justificada de que los ingresos consecuencia de la explotación de los derechos de imagen no tenían un origen claro y nítido" pero el futbolista prefirió mantenerse al margen.

"El acusado decidió (...) permanecer en la ignorancia a lo largo el tiempo", insiste el tribunal, subrayando que con una absolución de Messi "se dirige a la ciudadanía el mensaje de que es preferible inhibirse a preocuparse".

Poco después de iniciarse la investigación, el futbolista y su padre ya ingresaron unos 5 millones de euros para saldar su deuda con la hacienda a los que ahora deberá añadir la multa fijada por el juez.

El astro del Barcelona y su padre  difícilmente ingresarán en prisión al ser penas inferiores a dos años.