Bajo estrictas medidas de seguridad llegó la Selección de Estados Unidos al hotel en donde permanecerán hospedados previo al juego de este viernes ante la Selección Nacional.

Con la consigna de no emitir declaraciones, así llegó el combinado de las barras y las estrellas. Tanto los seleccionados como el entrenador pidieron no tener contacto con la prensa, y a penas accedieron a fotografiarse con algunos aficionados que los esperaban.

Los estadounidenses tienen planificado realizar el reconocimiento de la cancha del estadio Mateo Flores este jueves desde las 17:00 horas.