Notablemente avergonzados, sin qué decir o cómo reaccionar, así lucieron los seleccionados de México el sábado después de haber caído estrepitosamente ante Chile (7-0) en los cuartos de final de la Copa América. Tras cerrar la puerta del vestuario todo el mundo quedó en silencio, con la cabeza abajo, nadie decía nada, quizá porque no había que decir.

Sin embargo de en medio del silencio se escuchó la voz de un suplente que le dijo a los jugadores que levantaran la cabeza y “todos” ofrecieran una disculpa a la afición por su vergonzosa actuación, así lo dio a conocer el diario mexicano “Récord” quien citó una fuente anónima cercana al club.

México fue humillado ante Chile en los cuartos de final.

Y fue el veterano de 37 años Rafael Márquez quien decidió ponerse de pie y retar a su equipo. El defensa recalcó que “todos eran todos”, incluyendo al delantero Javier “el Chicharito” Hernández y el portero Guillermo Ochoa, quienes durante el torneo no habían tenido contacto con los medios, porque han “sido muy críticos” con ellos. Debido a ello, ambos se pusieron de pie y dieron la cara para disculparse con los aficionados.

Márquez fue avisado de que no sería titular ante Chile por “una decisión técnica”, aunque se rumora que el entrenador Juan Carlos Osorio no lo incluyó porque se ausentó algunos días por el nacimiento de su hijo.

México fue humillado ante Chile en los cuartos de final.

El defensa ratificó así su liderazgo en el equipo pues aún en la banca de suplentes se le vio hablando fuerte con el técnico Osorio y con el resto de suplentes durante el partido ante Chile.