En 1974, tras la final perdida en la Copa de Europa, el mítico presidente Vicente Calderón puso nombre sin querer a maldición, la del "Pupas", que castiga al club de manera cruel: este sábado, en la final de la Champions en Milán, el Atlético volvió a estrellarse ante su infortunio, esta vez en la tanda de penales.

"Parecemos el Pupas Fútbol Club", afirmó Calderón, que da nombre actualmente al estadio del equipo a orillas del río Manzanares, en alusión a un dicho popular sobre un personaje tan propicio a la mala suerte y la desgracia que "cae de espaldas y se rompe el ombligo".

El Atlético había perdido de una manera dolorosísima su primera final de la Copa de Europa, dejando escapar el título en el último suspiro contra el Bayern de Múnich en Bruselas.

Luis Aragonés había adelantado en el 112 al Atlético en la prórroga, pero Hans-Georg Schwarzenbeck apareció en el último minuto, cuando todo parecía terminado, para batir a Miguel Reina y poner un 1-1 que lo cambió todo.

Entonces la final no se resolvía por penales y hubo un desempate dos días más tarde, en el mismo estadio de Heysel de Bruselas, pero el Atlético, con la moral hundida, fue un juguete en manos de un Bayern crecido, que ganó 4-0 con sendos 'dobletes' de Uli Hoeness y Gerd Müller.

Desde las palabras de Vicente Calderón aludiendo al "Pupas", ese personaje ha perseguido al club como un fantasma que permanece agazapado esperando su oportunidad para hacer daño.

Cada vez que el Atlético era víctima de la mala suerte. Cuando descendió a la segunda división en 2000 y pasó dos temporadas en el 'infierno'. Hasta se coló en la canción del centenario del equipo, escrita por Joaquín Sabina.

"Como los indios okupas que acampan con sus banderas en la ribera del Pupas", era una de las frases medio cantadas medio recitadas del 'poeta de los bajos fondos' de la música española.

Pero el 'Pupas' volvió sobre todo cuando en 2014, cuarenta años después de la final de Bruselas, el Atlético disputó su segunda final del máximo torneo europeo, de nuevo con un final trágico.

El uruguayo Diego Godín adelantó a los atléticos en la primera parte y su equipo aguantó la ventaja hasta casi el final, cuando Sergio Ramos igualó en el 90+3, de cabeza a la desesperada en un saque de esquina. Y allí el Real Madrid terminó arrollando 4-1 con goles de Gareth Bale, Marcelo y un penal transformado por Cristiano Ronaldo.

Este sábado, el Atlético llegaba con las máximas expectativas y la final tuvo otra vez un desenlace cruel: un fallo de Juanfran Torres en la tanda de penales alejaba de nuevo a los rojiblancos de la 'Orejona'.