Vio la oportunidad, se arriesgó, corrió y lo consiguió. No todos los días está de visita en Guatemala su gran ídolo en el futbol y valió la pena.

Nacido en Coatepeque hace 17 años, Julio Samayoa vino a la capital para ver desde la general del estadio Cementos Progreso el "Clásico de la Alegría" en el que participó Ronaldinho Gaúcho con Municipal y Comunicaciones.

"Monitorendo donde estaban los de la seguridad a que se descuida(sic) me subí a la malla, bajé por el toldo y corrí hasta la cancha", relata Julio quien aún estaba muy emocionado.

La "selfie".

La "selfie".

Oliver de Ros

Foto:

"Me hinqué y le dije 'sos el más grande, regalame una foto', me saludó, me abrazó y solo me pidió que tuviera cuidado porque más personas iban a querer meterse a la cancha", agrega Julio, quien llegó acompañado al partido por su amigo André Vickers.

Apenas unos segundos después los elementos de la seguridad lo acompañaron de vuelta a la general en donde fue recibido con alegría por otros seguidores cremas.