Con sentimientos de dolor y angustia uno de los cuatro jugadores de Antigua GFC implicados en el caso de dopaje y que fueron sancionados con cuatro años de suspensión, se pronunció este viernes en su perfil de Facebook.

"Es una injusticia la que vivimos, el sentimiento de impotencia es grande y sé que quienes hayan manipulado están celebrando pero somos cuatro deportistas humildes, honrados, leales y estamos con la frente en alto, sosteniendo nuestra inocencia pero en este deporte aprendimos a sacrificarnos y luchar hasta derramar la última gota de sudor, no nos rendimos mientras haya forma de pelear esto lo vamos a seguir luchando, porque no hay pero lucha que la que no se hace", escribió el portero Víctor Ayala.

"Mi confianza siempre la he puesto en manos de dios pase lo que pase por eso sigo pidiéndole como en cada partido ser su instrumento, mi sueño a sido y será cambiar el futbol de Guatemala, ver los estadios llenos, que la gente esté orgullosa de cada equipo, pero para ello debe haber gente capaz, toda esta generación que ha dañado al gobierno y al deporte", continúa Ayala.

Además de Ayala y Díaz, quedaron inhabilitados Alexander Robinson y Leonel Aroche. La Fedefut hizo oficial la sanción de los futbolistas, la tarde del jueves por medio de un comunicado de prensa.

"Se establece que la consecuencia de la infracción (por dopaje) es una sanción con un plazo, para cada jugador, de cuatro años contados a partir del 28 de enero de 2016. La presente información, de conformidad con el Reglamento Antidopaje de FIFA, deberá ser trasladada lo antes posible a FIFA, AMA, ANADO y a la Liga Nacional de Futbol de Guatemala", indica el documento.