Una lesión de Nick Hein le permitió a Josh Emmett enfrentarse a Jon Tuck, con tan solo cinco días de preparación, en el evento UFC Fight Night 87 en Rotterdam, Holanda. Lo que nunca imaginó fue ganaría el combate de la forma más dolorosa.

El luchador del Team Alpha Male, Josh Emmett consiguió la victoria por la vía de la decisión dividida a pesar de haberse fracturado un dedo en el último asalto, luego de haber recibido una patada.