El Inter de Milán no pudo sostener una ventaja de dos goles ante el club israelí Hapoel Beer-Sheva y sucumbió el jueves 3-2 para quedar eliminado de la Liga Europa cuando aún queda una jornada por disputar. Manchester United despachó 4-0 a Feyenoord y quedó bien perfilado para avanzar a la siguiente ronda.

Los nerazzurri encajaron tres goles en la segunda mitad, incluyendo uno en el tercero y último minuto de la prolongación, al concretarse su cuarta derrota en cinco partidos por el Grupo K.

Inter vs. Hapoel

AFP

Foto:

Sparta Praga, que de local venció 1-0 al Southampton, aseguró el primer lugar del grupo con 12 puntos, cinco más que Hapoel y Southampton, que se medirán en Inglaterra en la última fecha. Inter suma tres puntos.

El equipo italiano jugó con 10 hombres desde los 69 minutos tras la expulsión de su arquero Samir Handanovic por una falta que derivó en el penal con el que Hapoel logró empatar el partido.

Wayne Rooney rebasó a Ruud van Nistelrooy como el máximo goleador del United en las competiciones europeas al abrir el marcador en Old Trafford.

Luego de anotar su gol europeo número 39 a los 35 minutos, Rooney también habilitó Juan Mata a los 69 para el segundo de la noche. Un autogol del arquero de Feyenoord a los 75 y el tanto de Jesse Lingard en los descuentos redondearon la victoria en el equipo holandés.

Inter vs. Hapoel

AFP

Foto:

El United suma nueve puntos, uno detrás del Fenerbahce turco, que venció 2-0 al visitante Zorya Luhansk de Ucrania, en el otro partido del Grupo A.

Una victoria de local contra el eliminado Zorya, en la última jornada en diciembre, bastara para que el United siga en carrera.

Rooney también quedó con 248 goles en su carrera con el United, a uno que de igualar el récord del club, en manos de Bobby Charlton. Pero el delantero no pudo empatar el récord cuando fue reemplazado a los 82.

Inter vs. Hapoel

AFP

Foto:

El récord europeo se produce una semana después que Rooney tuvo que ofrecer disculpas por una salida nocturna, cuando estaba con la selección inglesa, al ser fotografiado con los ojos borrosos en la recepción de una boda en el hotel donde el equipo se hospedaba.

La jugada de la noche fue protagonizada por el atacante argentino Diego Perotti, con una definición de rabona en la victoria 4-1 de la Roma ante el visitante Viktoria Plzen.

Dentro del área, y casi sin balance, Perotti le pegó con sutileza con la pierna derecha detrás de la zurda para clavar el balón a un ángulo ajustado, a los 82 minutos. Pero la UEFA dictaminó que fue un autogol de Ales Mateju por haber desviado levemente el balón antes de golpear el travesaño para anidarse.

"Mi intención fue un centro", dijo Perotti. Los otros goles de la Roma fueron obra de Edin Dzeko.