Dos jugadores del Sparta de Praga de la Primera División de República Checa fueron sancionados por su federación por haber lanzado palabras sexistas contra la árbitro Lucie Ratajova, a quién además castigó su federación.

Los futbolistas le habrían dicho a la árbitra que se fuera a la cocina después de que no señaló un fuera de juego. "Las mujeres deberían quedarse en la cocina y no arbitrar partidos de hombres", le dijo el arquero Tomas Koubek, ofendiendo a Ratajova .

La juez de línea no señaló el pasado domingo un fuera de juego durante el partido Zbrojovka Brno-Sparta de Praga, lo que le permitió al equipo local marcar el 3-3 en los últimos minutos del partido.

Lucie Ratajova es la árbitro protagonista del incidente en Praga.

El centrocampista Lukas Vacha siguió a su compañero gritándole a la colegiada que se fuera "a la cocina", en su red social.

"Los que participan en competiciones profesionales deben comportarse como profesionales", dijo este jueves el jede de la comisión de disciplina de la federación, Richard Bacek, después de haber sancionado a los jugadores con 1500 euros, además de la obligación de dirigir un entrenamiento de jóvenes.

Además de la multa, el Sparta fue creativo y dijo que los dos "machos" deberán entrenarse varios días con el equipo femenino del club, para que se den cuenta de que "las mujeres se desenvuelven bien no solo en la cocina".

Sin embargo no fueron los únicos castigados, la juez también pagó caro su error: la prensa checa la llamó "la cocinera checa más famosa", y estará cuatro fechas castigada sin pitar.