En una jornada que quedará para la historia, cuando el hombre más rápido del mundo tomará el relevo del mejor nadador de la historia, este sábado será uno de los días más gloriosos de los Juegos Olímpicos de Rio.

El jamaiquino Usain Bolt, doble tricampeón olímpico, hará su primera aparición este sábado desde las 9:30 horas en la pista carioca para tomar parte de las eliminatorias de los 100 metros, con las miradas de todo el mundo puestas en él.

Nadie ha sido más rápido que él, desde que se paseó por Pekín hace ocho años, quemando récords mundiales. Posee seis medallas de oro, que dan fe de su gran potencial. Hizo su triplete de oro, en los 100, 200 y 4x100 metros en China y lo revalidó en Londres.

A pesar de sus tiempos inigualables, el mejor atleta de la historia no es un invitado a la final olímpica, y un trámite burocrático hará que Bolt tome parte de las eliminatorias en los 100 metros, este sábado, que le servirá para atisbar el estado de la lesión muscular que sufrió el mes pasado.

Pero Bolt no será el único que buscará brillar en la pista, junto con él estarán el estadounidense Justin Gatlin, que con 34 años continúa en forma para competir y será su mayor amenaza, además del también jamaicano Yohan Blake, de 26.

Esta noche además, la compatriota de Bolt, Shelly-Ann Fraser-Pryce tomará parte de la final femenina desde las 19:37 horas, y buscará su tercer título consecutivo.

Y casi a la misma hora, 20:04 Michael Phelps puede colgarse un último oro si decide lanzarse al relevo del 4x100 para tratar de sumar su vigesimotercer oro a una carrera a la que no le cabe más brillo.