Heimir Hallgrimsson es un entrenador poco común, y hasta hace poco era uno de los técnicos desconocidos en la Eurocopa, hasta que Islandia empezó a sorprender con su nivel y convicción por hacer historia en el máximo torneo continental, y es que este islandés tiene un lado B, que pocos conocen.

En su pequeño país en el que la población apenas pasa los 331 mil habitantes, la clasificación de Islandia a los cuartos de final de la Euro es la noticia que no para de provocar conversaciones, quizá su éxito se deba al minucioso trabajo que ha hecho su entrenador Heimir Hallgrimsson, quien no hace mucho pasaba más revisando dientes y muelas, que en la cancha. 

Heimir Hallgrimsson, técnico de Islandia.

Hallgrimsson es un reconocido dentista. "Solía trabajar de dentista desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde. Toda mi jornada era trabajar. Cuando comencé a trabajar con la federación, empecé a ir menos a la clínica y este año casi no he ido", declaró Hallgrimsson.

Y es que la ausencia del entrenador a su clínica está más que justificada y seguramente todos los islandeses prefieren aguantarse un dolor de muelas, porque de ninguna manera es más importante que ver a su selección, hacer historia.