Un jugador amateur en México no aguantó que le muestren la roja y le pegó un cabezazo al referí. Lo que no esperaba eran las consecuencias fatales que tuvo su arrebato