Cuando está cerca de cumplirse un año del destape del caso de corrupción en la FIFA, que involucra a los exdirigentes guatemaltecos, Brayan Jiménez, Héctor Trujillo y Rafael Salguero, la justicia interna de la FIFA solicitó una sanción de por vida para el expresidente de la Concacaf, Jeffrey Webb.

La  cámara de juicio de la Comisión de Ética abrió un procedimiento "basado en el informe final realizado por la cámara de investigación", indicó la FIFA. Este informe fue transmitido el 26 de abril a la cámara de juicio "aconsejando una sanción de por vida de toda actividad ligada al fútbol".  Webb reconoció haber "abusado de su posición" en unas confesiones hechas públicas el 19 de abril. 

Brayan Jiménez es uno de los implicados.

Quince personas se declararon culpables y aceptaron cooperar con la justicia estadounidense, que acusa a 40 personas dirigentes o directores de marketing, entre ellas a Jiménez y a Trujillo, de haber pagado y recibido decenas de millones de dólares en el mayor escándalo de la historia de la institución. 

En el caso de los guatemaltecos Jiménez Trujillo, el 13 de abril fueron citados a una audiencia, que fue suspendida y reprogramada para el 3 de agosto, en Estados Unidos.