En un acto solemne, brasileños y griegos dejarán de lado momentáneamente las crisis que sacuden sus países y este jueves serán parte del encendido de la llama de los Juegos Olímpicos de Rio, en Olimpia, sede de la era clásica del evento.

La ceremonia, cuyo ensayo general tuvo lugar este miércoles  sin incidentes, supondrá el inicio del periplo de la llama, hasta que presida el 5 de agosto el estadio de Rio en la apertura olímpica, tras cruzar el Atlántico y más de 20 mil kilómetros por Brasil.

Este será el recorrido de la Antorcha Olímpica.

El encendido lo hará la “gran sacerdotisa” Katerina Lehou, una actriz griega, según un ritual antiguo inaugurado para los Juegos de Berlín en 1936.

Vestida con una larga túnica y rodeada por un coro, la actriz griega procederá al encendido siguiendo una lenta coreografía con la antorcha del primer relevista, el campeón mundial griego de gimnasia Lefhteris Petrunias, que pasará luego el relevo a la exestrella brasileña del voleibol Giovane Gavio.

El fuego olímpico se encenderá en Olimpia, Grecia.

Pero la crisis política que vive Brasil privará al presidente griego Prokopis Pavlopoulos de la presencia de su homóloga Dilma Rousseff, quien está amenazada de destitución política, por lo que anuló su viaje a Grecia.