La fiscalía federal de Estados Unidos y la defensa de ocho acusados del caso de corrupción en la FIFA, entre ellos Brayan Jiménez, no se pusieron de acuerdo el miércoles en una audiencia en Nueva York sobre un cronograma de la acusación para iniciar el juicio a fines de febrero de 2017.

Ante la falta de acuerdo, el juez federal Raymond Dearie indicó a las partes convocadas en los tribunales de Brooklyn (sudeste) que daría a conocer la fecha de apertura del proceso en los días venideros.

Seis de los ochos acusados que se encuentran bajo arresto domiciliario en Estados Unidos asistieron a la audiencia: el brasileño José María Marín, el costarricense Eduardo Li, los guatemaltecos Héctor Trujillo y Brayan Jiménez, el venezolano Rafael Esquivel y el griego-británico Costas Takkas.

En cambio, el paraguayo Juan Ángel Napout y el empresario estadounidense Aaron Davidson fueron representados por sus abogados.

La fiscalía federal de Estados Unidos quiere que el juicio en la megacausa que involucra a numerosos exdirigentes del fútbol latinoamericano comience a fines de febrero de 2017.

Pero dado lo complejo del caso, con ocho acusados que se han declarado inocentes y nueve que se encuentran detenidos en el extranjero con pedido de extradición, el juez Dearie escuchó cuestionamientos contra esa fecha de parte de varios abogados de la defensa.