El expresidente de la Federación Nacional de Futbol Brayan Jiménez se declaró culpable de cargos por sobornos para la adjudicación de medios lucrativos y los derechos de comercialización de los partidos de futbol de la Selección de Guatemala en la investigación del escándalo por corrupción de la FIFA.

Brayan Jiménez dijo que era culpable de cargos de conspiración y fraude electrónico durante una audiencia en la corte federal de Estados Unidos, ante el juez Robert Levi. Jiménez también acordó el pago de 350 mil dólares, según una publicación de la agencia de noticias "Reuters".

Brayan Jiménez se encuentra en Estados Unidos.

El exdirigente fue detenido en Guatemala en enero de este año y después fue extraditado a los Estados Unidos donde quedó bajo arresto domiciliario después de haber pagado una fianza por 1.5 millones de dólares, ahora se enfrenta a una pena máxima de 20 años de prisión por cada cargo.

El exdirigente se encuentra en una lista de 42 exdirigentes de futbol y entidades que son investigados por los Estados Unidos y que involucra más de 200 millones de dólares en sobornos solicitados por autoridades del futbol para comercializar y difundir los derechos de transmisión de partidos y torneos.

Brayan Jiménez se encuentra en Estados Unidos.

El expresidente de la Fedefut fue acusado de recibir cientos de miles de dólares en sobornos a cambio de autorizar juegos amistosos de la Selección Nacional y para la adjudicación de los derechos de transmisión de la eliminatoria de la Copa del Mundo a la empresa de marketing deportivo Media World.

"Durante varios años, Media World se ha visto involucrada en sobornos de cuentas bancarias en Estados Unidos a la parte demandada y un conspirador, a menudo utilizando intermediarios en los Estados Unidos y Guatemala", explicó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, durante su intervención, según "Reuters".