Barack Obama, presidente de Estados Unidos y Raúl Castro, mandatario de Cuba, viven momentos históricos en La Habana, ambos asistieron al encuentro entre los Mantarrayas de Tampa Bay y la Selección Nacional Cubana, un partido que se recordará por muchos años.

Este juego de béisbol pretende ser el empujón final para que las autoridades de ambos países se pongan de acuerdo y permitan que los cubanos jueguen en Grandes Ligas sin necesidad de que abandonen ilegalmente la isla. El juego se realiza en el estadio Latinoamericano de La Habana

Esta es la segunda visita de un "team" de las mayores a la isla desde hace 17 años. El comisionado de béisbol de MLB Rob Manfred reafirmó en la capital cubana que se busca una solución para que los jugadores cubanos puedan jugar en Grandes Ligas, aunque reconoció que es un proceso "largo y complicado porque es un asunto entre gobiernos".