Un aficionado enardecido invadió la cancha del estadio Huseyin Avni Aker, la casa del Trabzonspor, y agredió brutalmente a uno de los árbitros del partido que este equipo jugó ante el Fenerbahçe.

Esto sucedió cuando el equipo visitante ya goleaba al Tranzonspor 0-4. Un joven se saltó la baranda y burló la seguridad para agredir a un árbitro que se encontraba al lado de la portería local.

El partido fue suspendido, aunque ya estaba totalmente finiquitado para el Fenerbahçe, pues goleó 4 a 0 de visita.