La sensación de alegría de haber visto a un lado del camino a muchos conocidos suyos en Fraijanes le dio fuerzas a Alder Torres para plantear una estrategia que finalmente lo llevó al triunfo y a vestirse de amarillo en el inicio de la 56 Vuelta a Guatemala.

El momento se extendió luego de la ceremonia de premiación en la que se tomó un momento para sacarse una fotografía junto con su compañero Santos Crispín Ajpacajá y Óscar Martín Saloj, su director deportivo.

El tesoro de la Vuelta a Guatemala que Juan Genaro guarda en su cuaderno

Sin embargo, la cautela acompaña sus palabras a sabiendas de que hay muchos kilómetros por delante y ascensos más prolongados que lo exigirán aún más, sobre todo cuando la carrera se enfile hacia occidente.

Este fue un gran día, ¿te imaginaste que lo terminarías como ganador de la etapa y con el suéter de líder?

Me levanté con la sensación de que quería ganar y esto es así, el que no busca es seguro que no va a encontrar.

¿Te sentías bien preparado para soportar ese ascenso, sobre todo cuando a quien perseguía el pelotón era a Santos, tu compañero?

Esta montaña es muy dura y ya la conocía, hubo un momento en el que se me hizo difícil conectar de vuelta con el grupo, pero sabía que si mantenía el ritmo iba a llegar la oportunidad, la aproveché y ahí está el resultado.

Fernando Ruiz y Juan Carlos Ramírez

Foto:

Tres victorias de etapa en tu carrera entre 2011 y ayer, ¿es esta la más significativa de ellas?

Todas lo han sido en su momento, esta lo fue porque frente a Casa de Dios estaban muchos de mis conocidos y me dieron ánimos después de la primera meta volante. Es algo muy especial y le dedico esto a ellos.

El día tuvo un gran cierre junto con Óscar y Santos en el podio.

Sí, este es un trabajo de equipo, y nos da fuerzas para lo que viene en la ruta porque serán etapas más duras, con más ascensos de primera y de segunda categorías, en los que los demás van a querer ganar tiempo y para subir en la general y quedarse con la Vuelta.